Para volver atrás. Mejor usa el botón de la aplicación para navegar através de ella

Rutas Senderismo

Icono montañista

Sendero La Gomera

Conformando un paisaje abrupto y muy movido sobre el que los arroyos y ríos han excavado su curso. Pero la importancia de este accidentado paraje se encuentra sin duda, en su riqueza botánica y faunística.

  • Fotografía ruta de La Gomera
  • Fotografía ruta de La Gomera
  • Fotografía ruta de La Gomera
  • Fotografía fuente de La Gomera

El sendero comienza junto a la carretera A-451 en dirección a El Saucejo en su kilómetro 13,4, dónde encontraremos un camino de asfalto y pocos metros después de tierra. Se trata de la Cañada Real de Ronda, la cual procedente de la calle Nuestra Sra. de Fátima, ha atravesado el río Salado y los parajes de la Boca del Sabinal, Marchelina, El Vínculo, Piedra del Cristiano, Rancho Caballero, Cortijo Vendaval, Rancho Pescao, hasta llegar a la Fuente de la Gomera que es el primer enclave que encontraremos al tomar este sendero.

A continuación alcanzará el merendero-mirador de la Gomera donde, gracias a la firma de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Osuna y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, se pudo deslindar y recuperar la Cañada Real dotándola de este equipamiento público medioambiental.

Por último, llegaremos a la vaguada entre la Gomera y el Gomerón, donde encontraremos un lugar magnífico para la observación de las aves. Si estás atento y en silencio podrás disfrutar del vuelo y el canto de diferentes aves, como son:

El Buitre Leonado (Gyps fulvus), Búho Real (Bubo bubo), Cernícalo vulgar y Cernícalo primilla (Falco tinnuculus y Falco naurnanni), Paloma torcaz (Columba palumbus), Zorzal común (Turdus philornelos), Grajilla (Corvus monedula), Estornino (Sturnus unicolor), Cogujada montesina (Galerida teclas), etc.

FUENTE DE LA GOMERA
Esta fuente está ubicada dentro de un ancestral abrevadero-descansadero denominado de la Fuente de la Gomera y de una superficie de 2 has. En este sitio confluyen la Cañada Real de Ronda y la Vereda de El Colmenar de la Partera lo que lo convertía en un apreciado lugar para el descanso y abrevadero del ganado en los movimientos de animales que realizaba la trashumancia.

Este paraje se ubica dentro del área de la Gomera formando parte del Subbético Medio donde los accidentes orográficos principales son la Gomera de 810 m. y el Gomerón 754 m. Esta área está regada por un gran número de arroyos. En las riberas de estos arroyos aparecen bellos bosques de galería como el existente en el arroyo de la Gomera.

En estas zonas de monte aparece el ecosistema denominado Dehesa cuyo primer exponente en esta área es la Encina Quercus rotundifolia. Estas encinas y algunos Quejigos Quercus faginea permiten que al distribuirse densamente sobre el terreno, se cree un auténtico microclima debido a las abundantes zonas de sombra que se generan, contribuyendo al enriquecimiento de materia orgánica y permitiendo el desarrollo de otras especies.

Icono montañista

Sendero Necrópolis

Siguiendo por la Cañada Real de Marchena-Estepa nos encontramos podemos encontrar varios restos arqueológicos de la época romana.

  • Fotografía ruta de La Necrópolis
  • Fotografía ruta de La Necrópolis

El sendero comienza en la intersección de la Cañada Real de Marchena a Estepa con la Vereda de Santa Mónica. Estas Vías Pecuarias se corresponden con las antiguas vías principales del Foro de la antigua ciudad romana de Urso, que geográficamente suponía la intersección de la vía norte-sur con la que procedía del este-oeste. De esta época, aún podemos apreciar sobre el terreno los restos de la popularmente conocida como “La Pileta”, y no demasiado lejos de este punto, se encuentre el teatro romano de la antigua Colonia Genitiva Iulia.

Continuando por el sendero habremos tomado dirección este para acercarnos a la necrópolis enclavada en los aledaños de la principal vía de entrada oriental de la ciudad. Ésta está situada sobre un paso abierto en la colina de “La Quinta”, una de las tres atalayas naturales que protegían la meseta de la antigua ciudad. Una vez disfrutado de la presencia de los estupendos restos de la necrópolis, llegaremos a un cruce donde podremos elegir entre dos opciones que conducen al mismo sitio al ser este sendero circular. Así, si decidimos seguir por la izquierda, seguiremos por la Cañada Real de Marchena a Estepa, que aún hoy constituye la principal Vía Pecuaria que atraviesa de Oeste a Este nuestro término municipal hasta atravesar el Río Blanco.

Si elegimos el camino de la derecha, tomaremos la Cañada Real de Granada que termina en la zona conocida como del área de servicios de Río Blanco, para penetrar en el vecino municipio de Aguadulce.

En cualquier caso, el sendero termina mucho antes al quedar unidas estas dos vías pecuarias por el denominado camino de los Carros, que permite cerrar este sendero mediante un circuito. Éste se adentra por la colina de la ciudad antigua de nuestro municipio hasta llegar a los terrenos agrícolas de la campiña, donde se puede observar entre olivares y cereales una gran cantidad de ejemplares de cernícalos, que han hecho de esta zona histórica su hábitat principal.

NECRÓPOLIS DE OSUNA
Continuando por la Cañada Real de Marchena a Estepa, se accede a esta necrópolis. Es muy probable que este camino se haya perpetuado desde época romana, puesto que era costumbre localizar los cementerios en las vías de acceso a las ciudades.

Algunos investigadores han remontado hipotéticamente su origen en el Calcolítico, pero las evidencias más claras son ya de época romana. Finalmente, el tope cronológico superior de los últimos enterramientos parece corresponder a época visigoda.

La primera referencia documental que se posee de esta necrópolis data de 1596. Desde entonces fue objeto de comentario de diversos autores locales, hasta que en 1784 se realizan las primeras excavaciones arqueológicas sistemáticas llevadas a cabo en Osuna, siendo sufragados los gastos por la Corona. Posteriormente, la necrópolis ha sido objeto de nuevas excavaciones, realizándose las más recientes durante los años 80.

Lo que hoy apreciamos debe ser tan solo una parte del gran conjunto de la necrópolis, que no estaba compuesto únicamente por enterramientos en cuevas, aunque si estos son los más característicos. Se trata de cuevas artificiales que aprovechan lo relativamente dúctil del sustrato rocoso en el que se tallan. Aunque hay constancia de la presencia de incineraciones, en ella predominan las inhumaciones.

Icono montañista

Sendero Río Carbonés

Además de disfrutar de un día de contacto con la naturaleza, admirando la rica fauna y flora de este paraje natural, los visitantes podrán relajarse y descansar a orillas del Pantano.

  • Fotografía ruta del Río Carbonés
  • Fotografía ruta del Río Carbonés
  • Fotografía ruta del Río Carbonés

El sendero comienza junto al cortijo de la Ratera Nueva para tomar el tramo final de la Vereda del Moralejo. Siguiendo por esta vereda, alcanzaremos el ancestral pozo situado en la intersección con el camino del Chinchal, el cual, dejaremos a la derecha para adentrarnos entre olivares del cortijo del Almendro. Cuando divisemos el cortijo, tomamos el camino de entrada a él y bordearemos el caserío para continuar hasta abandonar los terrenos agrícolas de olivar, y penetrar en el monte poblado de matorral mediterráneo, acebuches y lentiscos de reforestación. Continuaremos por el camino que bordea el barranco del arroyo de la Cana.

En el fondo del barranco apreciaremos la típica vegetación de ribera. Seguiremos por un paisaje abrupto hasta alcanzar una valla con una puerta, (que abriremos y cerraremos después de haber pasado) y contemplaremos como el paisaje empieza a dulcificarse hasta llegar a la planada del río entre retamas y palmitos. Se trata de la ribera del Río Corbones, donde comenzaremos a disfrutar de un bucólico paisaje formado por álamos blancos con eucaliptos al fondo y la arboleda de una antigua huerta con higueras, granados y olivos centenarios. Las ruinas del antiguo caserío completan este hermoso paisaje donde el sonido del agua del Río Corbones difuminado entre los tarjes, se confunde con el canto del pájaro carpintero que habita entre los álamos.

Sin duda, nos encontramos ante uno de los paisajes más bonitos de nuestra gran desconocida Sierra Sur, catalogado como “Lugar de Interés Comunitario” y hábitat natural de un gran número de especies de flora y fauna. Además, este lugar aún guarda las viejas historias en las que las aguas del Corbones eran usadas para hacer funcionar famosos molinos, como el de las monjas, donde acudían vecinos de todas partes y los que el estraperlo era la moneda corriente de aquellos tiempos difíciles.

PANTANO DEL RÍO CORBONÉS
El río Corbonés nace en la provincia de Málaga, en Cañete la Real, en las faldas de las Sierras de Blanquilla, Mollina y de los Borbollones. El embalse del río Corbonés, que afluye al río Guadalquivir por su margen izquierda, pertenece en su mayor extensión al término municipal de la Puebla de Cazalla. Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (zona de Sevilla) y fue construido en 1994. La superficie de su cuenca es de 300 km2, el volumen del embalse es de 74 Hm3 y la superficie del embalse es de 330 hectáreas.

El tipo de presa es de hormigón compactado. La altura de los cimientos es de 71m. y su longitud de coronación de 220 m. Esta presa fue construida con tres objetivos: regular el cauce del río, abastecerá varios pueblos de la Sierra Sur y utilizar sus aguas para riego. Su ámbito territorial se corresponde con el de la serranía subbética al sur de la provincia, zona de topografía accidentada y movida, con cerros y lomas entre los que han ido formando valles los arroyos y afluentes del río Corbones.

El clima es suave con influencia mediterránea. La vegetación natural está constituida por pastizal y matorral, en algunos puntos asociados con encinas; y entre los cultivos agrícolas, ocupando grandes extensiones, predomina la labor extensiva, intensiva y olivar. La existencia de una vegetación natural conservada, la presencia del Río Corbonés y afluentes con los bosques de galería asociados a ellos, son elementos que componen la calidad paisajística del espacio. Las características topográficas del sector donde se inscribe proporcionan además un espacio recóndito sólo perceptible en el interior de sus inmediaciones, con límites cercanos aunque en ocasiones ocultos.

Icono montañista

Sendero Las Lagunas

Sus bellas y poco profundas lagunas reciben cada año la visita de diferentes especies de aves que descansan en Osuna de su ruta migratoria.

  • Fotografía ruta de Las Lagunas
  • Fotografía ruta de Las Lagunas

El sendero comienza en la carretera del Rubio a Lantejuela, a la altura del paraje del cortijo de Santa Gema, penetrando entre olivares jóvenes del mismo cortijo. Este sendero coincide en este tramo con la Cañada Real de El Rubio, Vía Pecuaria deslindada que nos conduce a la laguna de la Ballestera atravesando los olivares jóvenes de Santa Gema y las tierras calmas de Consuegra.

Al llegar a la laguna de la Ballestera encontramos una maravillosa cubeta lagunar rodeada de vegetación perilagunar, y en la cual, se han plantado recientemente junto al camino tarajes y ejemplares dispersos de populus. También encontramos unos bancos donde el viajero puede descansar para contemplar el maravilloso paisaje estepario y la variada fauna de la laguna.

Si elegimos visitar la laguna de Pedro López tomaremos el camino del cortijo de los matorrales, donde es frecuente encontrarnos numerosas avutardas en las parcelas aledañas. Un poco antes de llegar al cortijo de los matorrales giraremos a la izquierda y empezaremos a subir una colina en cuya cumbre apreciamos unos cipreses y restos del antiguo caserío del cortijo de Pedro López, donde aún se respira la esencia de la antigua villa patricia romana ubicada aquí ubicada. Desde lo alto de esta colina mirando hacia el sur apreciaremos la maravillosa vista de la laguna de Pedro López, unas de las más recónditas de nuestro complejo. Al fondo en dirección suroeste divisamos las encinas que forman la dehesa de la casilla del obispo, uno de los pocos bosques de dehesa mediterránea que aún quedan en la campiña tras su transformación agrícola.

Haremos un recorrido por un sendero desde el que podemos apreciar un rico paisaje estepario donde, con suerte, divisaremos avutardas además de poder observar la flora y fauna de las lagunas de Ballestera y Pedro López, y uno de los últimos reductos de dehesa mediterránea de la campiña Sevillana.

Icono montañista

Sendero La Calderona

Espectacular es su recorrido entre campos de olivos y cereales, al igual que su magnífico paisaje ribereño, donde predomina el taraje.

  • Fotografía ruta de La Calderona
  • Fotografía ruta de La Calderona
  • Fotografía ruta de La Calderona

El sendero comienza en el kilómetro 39,4 de la A-351 sentido El Saucejo. En este punto comienza un camino de zahorra estabilizada junto a una subestación eléctrica. Continuaremos hasta atravesar un paso subterráneo bajo la A-92. Un poco más adelante, ya continuaremos por la Vereda de la Calderona, con la que atravesaremos el Arroyo Salado y entraremos en los parajes agrícolas de Las Salinas y de los Enredaderos.

Entre olivares y cereales, por esta planicie de campiña, llegaremos a las denominadas Viñas de los Llanos, donde giraremos a la derecha para tomar la Vereda del Peinado, denominada así, por el Arroyo que discurre paralela a ella. En ella, se puede disfrutar de un paisaje ribereño donde el soto de taraje es el principal protagonista llegando a alcanzar extensiones de varias hectáreas. Encontraremos los restos del cortijo del Peinado y unos olivares centenarios, hoy mostrencos, en la parte izquierda de la ribera del Peinado.

Un poco antes de llegar al cortijo del Otero, tomaremos de nuevo a la derecha el camino público municipal denominado Urraco, que a través del paraje del cortijo San José nos lleva de vuelta hacia el comienzo del sendero. Previamente, tendremos que atravesar de nuevo el Arroyo Salado, cuyo cauce tiene en este punto una gran cantidad de vegetación. Por este paraje de las Vegas y tomando el camino de servicio de la A-92 alcanzaremos el comienzo de este sendero.

Icono montañista

Sendero Ípora - Los Naranjos

Los reptiles y rapaces en serio peligro de extinción encuentran su refugio en el paraje natural limitado por el río Blanco y el arroyo Salinoso, que posee unas formas muy características, fruto de los procesos erosivos.

  • Fotografía ruta de Ípora - Los Naranjos
  • Fotografía ruta de Ípora - Los Naranjos
  • Fotografía ruta de Ípora - Los Naranjos

El sendero comienza en el paso inferior del p.k 84 de la Autovía A-92, donde tomaremos el camino de Ípora, que se encuentra estabilizado con zahorra compactada. Seguiremos por él, tomando especial precaución al cruzar el paso a nivel situado a unos 600m de su inicio. Caminaremos posteriormente hasta alcanzar el paraje del cortijo de Doña Laura, y a continuación, encontraremos el cruce del sendero con el camino que conduce entre los cortijos de Tinoco y San Lucas.

A partir de este punto, el camino se convierte en Vía Pecuaria denominada Vereda de Ípora, por la que continuaremos dejando a la izquierda el cortijo de los Arcos hasta alcanzar el cruce del sendero con la carretera SE-485 entre Martin de la Jara y Aguadulce. En este punto, continuaremos hacia el frente y observaremos como el paisaje hasta ahora eminentemente agrícola, va cambiando poco a poco al adentrarnos en los restos de dehesa arbolada rodeada de olivares, que vuelven a convertirse en dehesa arbustiva en las cumbres de las colinas aledañas. A continuación, abandonamos la vereda de Ípora para incorporarnos a la Vereda de San Agustín, la cual tomaremos hasta llegar al río Blanco. Previamente, disfrutaremos de los bellos ejemplares de pópulus nigra del bosque de galería de arroyo del Cerro del Soldado, y empezaremos después a divisar el caserío del cortijo de Ípora también conocido como “Los Naranjos”.

Junto al cortijo encontramos la Fuente de Ípora o los Naranjos, cuyas aguas proceden del manantial situado unos metros más arriba en la colina ubicada al Oeste de la fuente denominada Cerro del Manzano. Esta fuente constituía un auténtico Oasis para el ganado que transitaba por estos parajes durante los calurosos meses estivales. Desde aquí, podremos continuar hasta el maravilloso soto de tarajes del Río Blanco, apreciando en la distancia los pinares reforestados de los cerros de los Naranjos y quedando no demasiado lejos la confluencia de este río con el arroyo Salinoso.

Icono montañista

Sendero Gomera - Sierra Pérez

Este espacio constituye un bello exponente del Subbético medio, conformando un paisaje abrupto y muy movido sobre el que los arroyos y ríos han excavado su curso.

  • Fotografía ruta de La Gomera - Sierra Pérez
  • Fotografía ruta de La Gomera - Sierra Pérez
  • Fotografía ruta de La Gomera - Sierra Pérez

El inicio del sendero se encuentra en la zona de merenderos de La Gomera a la cual se accede por la carretera de Osuna a El Saucejo, tomando el camino que nos aparece a la derecha (sentido El Saucejo) en el pk 49,5. En su inicio marcharemos por una via pecuaria con un firme uniforme, e iremos ascendiendo paulatinamente hasta llegar al Cortijo de El Sol situado a poco más de un kilómetro de nuestro inicio.

Comenzaremos entonces un leve descenso, pasando el Cortijo de El Gomerón, llegaremos a un punto en el que el sendero se introduce ahora en la sierra y caminaremos por una senda dentro de un tupido bosque mediterráneo donde predominan especies como el tomillo, el romero, la jara y la coscoja que inundan en primavera nuestro recorrido con aromas peculiares. Al final de nuestra senda saldremos de la Sierra y nos encontramos con el Cortijo de La Ratera Nueva. En dicho cortijo se encuentra el inicio del sendero de El Río Corbones el cual recomendamos realizar dado que son solo 2,1Km y nos permite acceder a una zona de gran valor paisajístico y medio ambiental. Hagamos o no el sendero del río tomamos de nuevo el trazado por la vía pecuaria (vereda de El Moralejo) para regresar a nuestro punto de partida después de recorrer otros 4,5Km.

Icono montañista

Sendero Puerto de la Encina - Calderona

Uno de los territorios más solitarios de Osuna, atravesando los parajes de la Retama, Rancho Tusset, la Mesada alcanzaremos la dehesa de la Calderona que nos conducirá a las cercanías del Puerto de la Encina.

  • Fotografía ruta de La Encina - Calderona
  • Fotografía ruta de La Encina - Calderona
  • Fotografía ruta de La Encina - Calderona

El inicio del sendero se encuentra en el municipio de El Puerto de la Encina en la calle del Pozo. Dejamos nuestro vehículo en el pueblo y buscamos dicha calle, el trayecto es corto dado que la pedanía es pequeña.

Desde ese punto comenzaremos el descenso en un primer tramo para buscar el Arroyo del Término. Descenderemos entre tierras de olivar los primeros metros de nuestro recorrido, la bajada es suave, después de recorrer 400m a nuestra izquierda sobre la loma encontramos el Cortijo de Becerra, seguiremos bajando por la linde con el olivar hasta encontrarnos con el Arroyo del Término, llegados aquí buscaremos un paso entre la vegetación para cruzar dicho Arroyo que es la frontera natural entre los términos de Osuna y La Puebla de Cazalla. En este punto hemos abandonado el olivar y nos metemos en una zona de monte mediterráneo de gran valor ecológico. Nuestro sendero continuo a media ladera dejando el arroyo a nuestra izquierda. Seguiremos el curso del Arroyo por la ladera durante unos 1500m. hasta llegar al punto de paso de dicho arroyo, cruzaremos el mismo comenzando nuestro sendero la subida por la orilla opuesta. Es esta una subida con repechos acusados que realizaremos de forma pausada disfrutando de las vistas.

Subimos entre olivos hasta encontrarnos con el Pilar Abrevadero del Cortijo de Rejano unos 600m. hacia arriba; es este un buen punto para hacer un alto en el camino y refrescarnos. Continuamos subiendo y 400m. más adelante llegamos al Cortijo de Rejano el cual dejamos a nuestra izquierda, continuamos nuestro camino y más adelante llegamos a un cruce con el camino que viene desde El Puerto de la Encina y se dirige a la presa del Pantano del río Corbones, seguimos en dirección al pueblo y pocos metros más adelante a la derecha nos encontramos un sendero que de tomarlo nos bajaría después de algo más de 2,5Km a la cola del mismo pantano. Nosotros seguimos en dirección al pueblo punto final de nuestro recorrido.

Icono montañista

Sendero Camino del Barranco

En su punto más alto, Cantalejo junto con la estación repetidora, gozaremos de unas bellas vistas del paraje natural. Es este un buen sitio para descansar y reponer líquidos.

  • Fotografía de la ruta Camino del Barranco
  • Fotografía de la ruta Camino del Barranco
  • Fotografía de la ruta Camino del Barranco

El sendero comienza en el Cortijo de Cachimonte, allí iniciaremos nuestro trayecto por un tramo asfaltado de la vereda de Cachimonte. Pasados 300m, giraremos a la izquierda y abandonaremos el tramo asfaltado para tomar la Cañada Real de Cañete avanzando por la misma otros 300m. hasta enlazar por nuestra derecha con la vereda de El Calvario la cual tomaremos. Caminaremos por esta vereda, durante 2Km, entre tierras de olivar y subiremos una primera loma tras lo cual cruzaremos el Arroyo de Los Vázquez y nos encontraremos con una segunda loma de subida algo más pronunciada. En los puntos altos de dichas lomas podremos disfrutar de unas vistas maravillosas.

Una vez coronada la segunda loma descenderemos suavemente y avanzaremos hasta encontrarnos con la Cañada Real de Écija a Teba. En este punto debemos girar a la derecha produciéndose un cambio de firme pasando del camino a la pista bien acondicionada y conservada. Seguiremos nuestro camino durante 2,6Km con un suave ascenso por la Cañada Real, disfrutaremos de magníficas vistas y la vegetación y las aves acompañarán nuestro deambular hasta encontrarnos por la derecha con el camino del barranco, el cual tomaremos, dejando la Cañada Real y volviendo de nuevo a cambiar el firme estable por el del camino más irregular.

Por este camino comenzaremos nuestro ascenso en busca del punto más alto de nuestro recorrido, el cerro de Cantalejo, donde se encuentra la estación repetidora. Nada más comenzar a avanzar por el camino, nos encontraremos con las ruinas de la Casilla de la Victoria, un antiguo cortijo, que dejaremos a nuestra izquierda. Subiremos el cerro de la Victoria avanzando entre tierras de olivar, hasta encontrarnos con la Cañada Real de Osuna a Cañete una vez recorridos 3,3Km por dicho camino. Llegados a este punto giraremos a la derecha para tomar la Cañada Real ascendiendo encontrándonos con la estación repetidora y el Cortijo de Cantalejo Alto a nuestra izquierda y con la parte más alta de nuestra ruta en la que disfrutaremos de las más bellas vistas. Es este un buen sitio para descansar y reponer líquidos.

Desde aquí comenzará nuestro descenso por la Cañada Real en busca de nuestro punto de partida. Este descenso de algo más de 3Km nos permitirá disfrutar de varios paneles panorámicos en los que podemos disfrutar de las espléndidas vistas y conocer algo más del uso y tradición de la zona. Pasados 1,5Km, el firme vuelve a ser asfalto acompañándonos este ya hasta el final de nuestro recorrido en el Cortijo de Cachimonte.

Icono montañista

Sendero Arroyo de El Salinoso

Dentro del curso del Río Blanco destaca el lugar conocido como la “planada del río”, donde se pueden contemplar un meandro en periodo de formación. Zorros, gavilanes, ruiseñores o gallinetas lo han escogido como su hábitat.

  • Fotografía ruta del Arroyo 'El salinoso'
  • Fotografía ruta del Arroyo 'El salinoso'
  • Fotografía ruta del Arroyo 'El salinoso'

El inicio del sendero se encuentra en los aparcamientos del circuito de Motocross. Desde ese punto cruzaremos la carretera A-378 y tomaremos un camino a la derecha que transcurre paralelo a dicha carretera. Este camino nos llevara a un cruce con la carretera SE-485. En este punto circularemos durante 200m. por el arcén de esta carretera hasta cruzar y encontrarnos con la cañada real de Antequera. Tomaremos la cañada real y bajaremos hasta encontrarnos con el Arroyo de El Salinoso. Una vez en este punto nos introducimos en el cauce del Arroyo y recorreremos el mismo durante 4,5Km. Es este el tramo más bonito de nuestro sendero.

Llegado el punto salimos del arroyo y comenzamos una empinada subida hasta coronar el cerro una vez coronado tomamos una senda que nos introduce en bello pinar, a la sombra de los pinos nuestro sendero serpentea hasta encontrarse con el arroyo de Ípora cuyo cauce cruzaremos tomando el camino que transcurre paralelo al arroyo.

Este camino nos lleva a una construcción medio derruida conocida como la Casilla de La Lapa la cual rodearemos, seguiremos nuestro trazado y aproximadamente a 2Km nos encontramos con la Casilla de El ciprés, tomamos el camino de bajada y llegamos a la carretera SE-485. Cruzamos dicha carretera y seguimos el camino que después de algo más de 2Km nos volverá a llevar a nuestro punto de inicio en el circuito de motocross.

Icono montañista

Sendero Las Viñas

Se trata de un espectacular recorrido que comienza entre campos de olivos y cereales, comenzando a divisar a continuación restos de antiguas dehesas; todo esto mientras nos deleitamos con excelentes muestras de nuestra arquitectura rural.

  • Fotografía ruta de Las Viñas
  • Fotografía ruta de Las Viñas
  • Fotografía ruta de Las Viñas

EEl inicio del sendero se encuentra enfrente del cortijo de Hornía. Desde ese punto comenzaremos nuestra subida por un camino asfaltado en busca de la Casa de Tamariz cortijo situado a nuestra derecha y seguimos el ascenso entre viñas (casas de campo) pudiéndonos deleitar con los bellos parajes de las primeras estribaciones de la sierra sur. Llegaremos a un punto donde nuestro camino enlaza con una pista de zahorra que forma parte de uno de los ramales del parque eólico Cantalejo. Nos desviaremos en este punto a la izquierda y caminaremos por esta pista disfrutando en todo momento de bellísimos paisajes a la derecha.

Son los montes y sierras de las vecinas localidades de El Saucejo y Los Corrales. A la izquierda nos iremos encontrando con dos enlaces que podemos tomar y descender acortando nuestra trayectoria. Si decidimos no tomarlos, seguiremos nuestro camino por la pista hasta enlazar con la cañada real de Osuna a Cañete. A nuestra derecha veremos la figura del repetidor de televisión y telefonía.

Una vez en la cañada real, comenzaremos un pausado descenso durante aproximadamente 3 kilómetros, durante el mismo podemos contemplar en el monte bellos ejemplares de vegetación autóctona como el romero, el tomillo o la aulaga. A la derecha y dada la altitud a la que caminamos nuestra vista puede perderse en el verdor de la serranía disfrutando de bellísimos paisajes que harán nuestro caminar más grato si cabe. Nuestro descenso termina cuando enlazamos con la vereda de Cachimonte la cual tomaremos a la izquierda y que nos llevara de nuevo a nuestro punto de destino. En este último tramo debemos extremar la precaución dado que actualmente el trazado de la vereda coincide con el de la carretera SE-487. Esta es una carretera con poco tránsito, pero no está de más respetar las normas de circulación y circular por la izquierda, disfrutaremos si dirigimos nuestra vista a la derecha con bellas imágenes de Osuna al fondo que nos acompañarán hasta llegar a nuestro punto de destino.